La función cerebral en el ámbito de las adicciones.
¿Cómo afecta la adicción a nuestro cerebro?

Una de las claves para conocer mejor esta enfermedad es saber cómo funcionan las conexiones cerebrales que se establecen con las conductas adictivas.

Se hace mucha alusión al aumento de la dopamina relacionado con el consumo de sustancias, esto conlleva el desequilibrio del sistema de recompensa mediante el cual llevamos a cabo una acción o no la llevamos a cabo, en función del refuerzo que dicha acción nos aporte.

Con la adicción nuestro cerebro se acostumbra a que la mayor parte del placer se obtiene con el consumo y que cualquier otro estímulo no produce el mismo nivel de satisfacción. No en vano, no solo interviene la dopamina, sino que hay otras áreas como el córtex prefrontal, que es el encargado de la toma de decisiones y la capacidad de autocontrol.

Conoce todo sobre la dopamina haciendo clic en la imagen.

Cuando un adicto decide consumir no es por puro placer o una decisión aleatoria, sino por la falta de control de impulsos y lo más importante, para aliviar ese malestar ya que hay que tener en cuenta que la zona encargada de tomar decisiones (córtex prefrontal) también está afectada.

Las emociones son muy importantes en casos de adicción. ¿Qué zona del cerebro las controla?

Otra de las zonas de mayor relevancia es la amígdala encargada del control y expresión de las emociones, que también se ve gravemente afectada por las conductas adictivas. Todo ello nos lleva a la conclusión de que no son áreas que funcionen de forma individual, sino que en la adicción intervienen varios factores importantes como son el control de impulsos, la toma de decisiones, el refuerzo (positivo y negativo) y las emociones. Estos son elementos claves que mantienen la adicción.

Por ello es importante eliminar los mitos que ofrecen una visión errónea del adicto, lo que conlleva incluso a hacerles creer que un tratamiento es inútil e incluso que es una condición inherente al ser humano, algo inevitable y sin solución terapéutica. Todo este proceso les hace sentir una indefensión aprendida donde se asume que hagas lo que hagas no hay capacidad de cambio, se genera un sentimiento de culpa que lastra de forma negativa el inicio del tratamiento y lo que es más importante, a reconocer el problema de adicción.

Tratamiento integral en Centro CIAS Sevilla.

Y nada más lejos de la realidad, esta enfermedad tiene características muy negativas tanto para el paciente como para su entorno, pero su capacidad de rehabilitación es muy elevada con un tratamiento psicopedagógico adecuado. Un tratamiento integral se define por la implementación de unos parámetros emocionales adecuados mediante un trabajo de control de impulsos generando así una optimización del autoconcepto y la autoestima del paciente y sobre todo que el mismo edifique su propio crecimiento psicológico. Estas son las claves con las que trabajamos en CIAS y disponemos de lo mejores profesionales.

Isabel García. Psicóloga CIAS Sevilla.