Nuestro objetivo primordial es la recuperación total del paciente, y con él, llegará la tranquilidad de su familia y entorno. 

Gracias a nuestros tratamientos, conseguimos que eliminen el consumo de sus vidas y además logramos que entiendan, comprendan y gestionen bien su enfermedad. Con el Método CIAS, nuestros pacientes adquieren habilidades para controlar y resolver sus problemas de adicción, llegando a controlar la necesidad y hábitos de consumo.

Método CIAS.

Nuestro método se basa en una atención intensiva e individual. El paciente cuenta con su terapeuta de referencia, y a su vez, se ponen a su disposición cada uno de los recursos necesarios para una atención cercana y personal, enfocada en la prevención de recaídas, una posibilidad muy temida por los adictos y sus familiares. 

Esto, nos permite tener una visión exacta del paciente para tener un seguimiento directo de la consecución de sus objetivos personales, teniendo en cuenta su desarrollo y evolución diaria en el tratamiento terapéutico, con estos 3 objetivos:

  • Que la persona adicta deje de consumir sustancias psicoactivas.
  • Que la persona adicta consiga una mejor gestión de las emociones.
  • Proporcionar a los familiares de las personas adictas herramientas relacionales, emocionales y actitudinales.

Nuestro tratamiento se basa en una corriente psicológica, cognitiva-conductual, que asegura un alto índice de recuperación. Con ella, modificamos los pensamientos y creencias erróneas de la persona enferma al igual que su conducta adictiva, con el objetivo primordial de lograr un regreso a su entorno vital, social y laboral con todas las garantías necesarias para disfrutar de una vida sin consumo, con las mismas oportunidades y calidad de vida que las demás personas de su entorno.

Las 4 fases del tratamiento:

  • Desintoxicación: el paciente deja de consumir, con lo cual aparece el síndrome de abstinencia, el equipo terapéutico evalúa la necesidad de apoyar este proceso, con algún tipo de ayuda farmacológica, para que el proceso sea lo más satisfactorio posible.
  • Deshabituación: tras completar las primeras fases del tratamiento, el paciente comienza a identificar y gestionar sus hábitos y actitudes y empiezan a mejorarlos, por otros que mejoran su calidad de vida, evitan posibles recaídas, y van integrándose poco a poco en su vida social, familiar y profesional.
  • Rehabilitación: esta fase marca un antes y un después en el tratamiento terapéutico, el paciente recupera las aptitudes y habilidades que había perdido o nunca había desarrollado durante su consumo y desarrollo de la enfermedad, mediante la terapia grupal e individual va a ir adquiriendo capacidad de control de impulsos, reducción de la ansiedad, control de las emociones, en definitiva, desarrollar habilidades sociales y emocionales que le permitan seguir adelante sin consumo.
  • Reinserción: durante todo el tratamiento el equipo terapéutico prepara la reinserción del paciente a su entorno, ya que es el objetivo final de su recuperación, desde CIAS, nos encargamos de supervisar minuciosamente este proceso, guiando y supervisando su reinserción.

En CIAS, nuestro equipo terapéutico está en constante evolución y aprendizaje, incorporando nuevas técnicas reales y eficientes para el tratamiento de las adicciones. Esto nos permite estar siempre a la vanguardia, innovando y prestando atención a las nuevas necesidades que tienen nuestros pacientes.